Ombes deirt vaar


Instalación de sitio especifico
Vaciar construir el deshacer.


Open Studio
Cité Internationale des Arts
París — Septiembre, 2017




Proceso de creación de Vaciar, construir el deshacer

La obra fue concebida dentro de un proceso de producción complejo y continuo, donde cada día se disponían distintas extensiones de tiempo para la meditación, el dibujo, la escritura y la intervención de los objetos que finalmente constituyen la instalación. La idea central fue tratar de indagar dentro de mi experiencia de la meditación volviéndolo parte de la dinámica diaria del taller, tomando notas durante y sobre todo al final del proceso, para luego poder, de alguna manera, intentar transferir esas reflexiones o preguntas a las otras prácticas de taller.

El camino de la obra se marco casi al inicio del proceso, al empezar a meditar después de un periodo largo en que no lo había hecho tuve la experiencia de mi propia mente en un estado de confusión, atosigada por un flujo de pensamientos rápidos, sin pausa, y podría decir casi sin sentido. Estos pensamientos por momentos se contradecían unos a otros, tomaban rumbos no deseados o simplemente llegaban a través de una cadena argumentativa casi sin control a conclusiones inciertas. Después de un tiempo de meditación, estos, fueron cediendo, volviéndose cada vez más lentos y dando lugar al surgimiento de un espacio distinto en mi mente desde el cual pude observar lo que sucedía en mí y a mí alrededor sin su interrupción constante. Surgieron recuerdos de experiencias ya olvidadas que habían pasado en su momento como intrascendentes y que ahora se manifestaban en toda su importancia. Creí entender que mi flujo de pensamientos estaban velando mi capacidad de observación, no me dejaban observar lo que sea que mis sentidos, mi cuerpo y mis emociones me comunicaban, al contrario, intentaban volver para cubrirlos incesantemente.

Me pregunté: ¿Lo que “vemos” diariamente es una representación del mundo construida por nuestro pensamiento - mayormente contituido en forma de lenguaje?, ¿es posible observar la realidad más allá de nuestros pensamientos sobre ella?, ¿cuánto tiempo al día observamos lo que tenemos al frente y cuánto tiempo estamos reproduciendo patrones ya conocidos sobre ello?, ¿todo esto afecta nuestra capacidad de juicio?

La presente obra es la punta del iceberg de lo que espero en un momento compartir, es el paso uno de toda una cantidad enorme de ideas y reflexiones que surgieron durante los 3 meses de la experiencia y que continuan creciendo en el día a día. Vaciar, construir el deshacer propone un espacio de observación de nosotros mismos en el contacto con lo externo, y en ello espero, una posibiidad para la deconstrucción de nuestra manera de ver el mundo cotidiano. Volver a la percepción. 

Fernando P. 2017







Todos los derechos reservados.